martes, 9 de septiembre de 2008

TIRRIAS


A veces, sin darme cuenta, me precipito. Como ayer mismo, que dije que uno de mis anhelos es sentirme realizada. Y no. No es que no quiera, en el futuro, complacer mis expectativas, es que no soporto a quien a eso lo llama realizarse. Y por qué lo dijo, pensarás. Pues por eso, porque me precipito, porque quiero expresar una idea, y en el camino me atropello.

No es otra cosa que precipitarse hacer uso de expresiones que, ni van con una, ni te satisfacen. Y es que yo soy mucho de cuidar el lenguaje. Me gusta el habla franca, lo que no quiere decir vulgar. Si hay que decir cagar, se dice, pero con educación, que diría aquél.

Lo de la realización personal es que me da una manía que no puedo. Yo es que soy muy de manías. Cuando le cojo manía a algo o a alguien, es para toda la vida. Primero empieza un ligero resquemor, luego, viene la manía, y, finalmente, el desprecio.

Aún así, entiendo que, para mis enemigos, el desprecio es casi un honor. Ser despreciado significa, al menos, ser tenido en consideración -aunque sea mala- por el otro. Es muchísimo peor ser ignorado. Y a mí, ya sabes, no me gusta que me ignoren.

Etiquetas:

4 comentarios:

Anonymous La Rubia ha dicho...

Hola guapísima.
¿Cómo te vamos a ignorar con tu carisma sin igual?
Mañana será el primer día que no te veré desde que entraste en mi vida.
Ya empiezo a echarte de menos....
muakys

10 de septiembre de 2008, 18:30  
Blogger MINA ha dicho...

Eso espero...no estoy con vosotros por mero altruismo. Quiero cosas a cambio.

A ver si me traes algo que me guste. Ya le echaré un ojo al calvo. Ya sabes que cuando se queda solo, se desmadra.

Lamidos.

10 de septiembre de 2008, 20:11  
Anonymous La Rubia ha dicho...

Sí, sí, cuídamelo...
besos a los dos

11 de septiembre de 2008, 19:45  
Blogger MINA ha dicho...

Hoy hemos tenido algún encontronazo que otro, pero en fin, cuidado está...

11 de septiembre de 2008, 22:11  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal