lunes, 1 de septiembre de 2008

TEMPOS


Sin comerlo ni beberlo, ya tengo tres meses. A escala felina, estoy dejando la tierna infancia para encarar la adolescencia. Hasta ahora, el transcurrir de los meses no ha hecho otra cosa que fortalecerme. Ahora, cuando les muerdo las manos, me meto en líos cada vez más gordos. Mis dientes se han vuelto más peligrosos. La rubia puede acreditarlo.

A mí, el paso del tiempo me fastidia. Comparto con el calvo esa renuencia al avance del calendario. En su caso, vive en un permanente añorar. Cuando tenía pelo, cuando se emborrachaba cada fin de semana. Yo, al igual que él, me desvelo pensando en qué será de mí cuando la energía me abandone, impidiéndome, por ejemplo, saltar a la primera al sofá.

Que seguramente estas preocupaciones mías son absurdas, dada mi extrema juventud, pero mira, el calvo me las ha contagiado. Ya se sabe que dos que duermen en el mismo colchón se vuelven de la misma condición, y, últimamente, estoy cogiendo el vicio de acurrucarme a su lado.

Si es que, en el fondo, soy una sentimental. Cachislamar.

Etiquetas:

8 comentarios:

Blogger Kenia ha dicho...

Kenio al habla.
Todos los gatos sóis iguales?.
No veo mejor manera de mandar una vida aguas abajo del sumidero que estar añorando el pasado y temiendo el declive del cuerpo que te sustenta. Ni a tu corta edad ni a ninguna.
Y el presente qué???. El pasado sólo sirve para aprender de tus errores y de los de los demás. El futuro deben ser proyectos en que trabajas hoy para que se hagan realidad otro hoy, no un lugar al que huir de lo que no eres, o crees que no eres, hoy y ahora. Si almenos te imaginaras un futuro agradable, pero malgastar tu hoy esperando tu declive es una mala manera de malgastar tu capacidad creativa y tu tiempo. Pégale una colleja al calvo a ver si dirige sus pensamientos hacia algo más beneficioso para él, y por ende, para tí.

1 de septiembre de 2008, 16:36  
Blogger MINA ha dicho...

Posiblemente ser propiedad de un tipo que lee a José Luis de Vilallonga, escucha a Aznavour, Dalida o Gainsbourg, y ve a Truffaut o Berlanga comporta una cierta querencia por el pasado, que, en estos tiempos, casi siempre fue mejor.

El calvo, en concreto, añora la fuerza extrema de la extrema juventud. No es que se vea mayor, pero sabe que mientras antes aspiraba a comerse el mundo, hoy aspira a paladearlo. El tránsito del cubata al vino rojo, que diría el gran Julio Iglesias.

Hay cosas que no pueden evitarse, y a nosotros, mal que nos pese, nos jode el calendario. Qué le vamos a hacer. Quizá es por haber nacido en esta época tan cutre.

Lo que habríamos disfrutado en el París de los cincuenta. Ains.

P.D. ¿Cómo no ser nostálgico del pasado, si antes triunfaban tipos como Senna o Piquet y ahora lo hacen gentes como el inefable Alonso?

Aunque ahora que lo pienso, triunfar, lo que se dice triunfar, no sé si triunfa...

1 de septiembre de 2008, 17:05  
Blogger Kenia ha dicho...

Kenio al habla,
estoy de acuerdo en parte de tus afirmaciones. Tipos como Ayrton Senna no deberian desaparecer de la faz de la tierra; pero después vino gente com un tal Michael Schumacher que fué otro fuera de serie, y un tal Fernando Alonso que con 2 campeonatos del mundo, y otro perdido por el inútil propietario de su anterior equipo, también es alguien que ha entrado con pleno derecho en los anales de este fastuoso y dificil deporte.
Tanto el tú como el calvo, está muy bien que os gusten determinadas obras o cómo se vivia en otros tiempos, pero de aquí a convertir ésto en el epicentro de vuestros pensamientos y de vuestra vida creo que no es una buena elección. Adaptaos a lo que hay porque no os queda otro remedio.
Por cierto, gata de los cojones, ( ahora me está subiendo la mala leche...) ya van dos temas con los que te estás metiendo que me afectan directamente: 1) Los perros, 2) Fernando Alonso. Si aciertas con algún otro, el calvo y la rubia se podrán ahorrar los emolumentos de la veterinaria porque la operación te la voy a hacer yo mismo/a.

1 de septiembre de 2008, 17:33  
Blogger MINA ha dicho...

Querido Kenio:

Michael Schumacher, como tú bien dices, pertenece a un glorioso pasado, ergo vienes a mi terreno. F.A., por el contrario, ha de comer aún muchas sopas para entrar en esos anales que tú comentas, a juicio de esta humilde gata. Prefiero un sólo G.P. de Nelson Piquet -padre- que toda la carrera alonsera, pero en fin, esto es meramente opinable.

No he dicho en ningún caso que la nostalgia del pasado sea el eje central de la existencia de quien te escribe y del tipo con quien comparto mi vida. Es, simplemente, una característica que cultivamos con orgullo, sin más.

Tu último párrafo me reafirma en mi racismo canino: sois tan rústicos como vosotros solos. Jamás emplearía un minuto de mi tiempo en amenazar a alguien -menos aún de inferior tamaño-. Si no me gusta lo que dice/escribe, simplemente me daría la vuelta. Por otro lado, parece que pretendes circunscribir mi libertad de expresión en este mi panfleto. ¿No es, acaso, ésta la génesis de todo ciberdiario?

Pero ya se sabe que sólo algunos somos los elegidos por el duende de la elegancia.

Siempre tuya,
Mina.

1 de septiembre de 2008, 18:10  
Blogger Kenia ha dicho...

Kenio al habla,
a parte del último párrafo que sí que constituye una amenaza en toda regla, todos los demás pretendian , con más o menos acierto, aportar una pequeña ayuda. Si no he acertado, y he conseguido el efecto contrario, lo siento. Intentaré hacerlo mejor la próxima vez, o no.
Mi parte femenina me supera con creces.

Cordialmente,
Kenio

1 de septiembre de 2008, 19:18  
Blogger MINA ha dicho...

Mucho mejor, Kenio, aunque no tienes nada que hacer. Las féminas siempre os golearemos en todos y cada uno de los aspectos.

Lamidos.

1 de septiembre de 2008, 19:26  
Blogger Kenia ha dicho...

Bueno, pues no se que decirte, aqui mi parte masculina creo que te ha dado una buena lección de "como vivir mejor acceptando el presente y no anclado en el pasado". Que todo lo que tu dices está muy bien... però de vez en cuando hay que mirar hacia delante, no vaya ser que aquel tren que un dia viste pasar y que no paro,fuese porque no te subiste porque estabas mirando a otro lado cagada de miedo mientras escuchabas a el Aznavour ese y pensavas en el nuevo estreno de Truffaut ( a no que ya esta muerte ese) (bueno, esto se lo he escuhado decir a la hembra que una es inteligente pero por su corta experiencia no entendie de metaforas con trenes y esas cosas).

2 de septiembre de 2008, 13:47  
Blogger MINA ha dicho...

Bueno, en general, no creas. El calvo me ha enseñado que la nostalgia, básicamente, sirve para utilizarla cuando uno lleva dos copas de más -lo que a él le ocurre bastante a menudo-. Pero, a pesar de esto, su vida últimamente se ha vuelto bastante acelerada, y tiene muchos proyectos. Creo que tiene un blog en que lo explica :P

Por cierto, que también echa mucho de menos a Vd., parte genuina y femenina de la perra ésa. Ya la llamará para quedar.

Lamidos.

2 de septiembre de 2008, 17:09  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal